fbpx

Comunicación Saludable INTRODUCCIÓN

Publicado el 8 noviembre, 2018

El siguiente artículo explica la primeras nociones del concepto de Comunicación Saludable, concepto creado por Carolina Ades y Mauricio Gutierrez Nebuloni, basado en la Filosofía de Eugene Gendlin.

El siguiente apartado fue escrito majestuosamente por Eduardo Roino a partir de presenciar los cursos, talleres y conferencias donde Caro y Mauri explican su teoría.

El nuevo paradigma: la Comunicación Saludable
El concepto de “Comunicación Saludable” nos lleva hacia un nuevo paradigma respecto al proceso de comunicarnos, expresar nuestras ideas y vincularnos con el otro.
Para los que nunca han escuchado o no están habituados con este concepto, es estar presente y en conexión directa con uno mismo en un estado de atención profunda para identificar lo que sentimos al momento de comunicarnos con el otro. El conectarnos de este modo, evita ansiedades, preocupaciones, temores o inseguridades por situaciones que no han sucedido y quizás no sucederán, nos permite conectarnos plenamente con el mensaje que queremos transmitir y generar conexión con el otro. Le agrega una dimensión mucho más amplia al proceso de comunicarnos y se logra cubrir todos los canales por donde verdaderamente se da la comunicación.
Sabemos a través de numerosos estudios sobre comunicación que se han realizado a lo largo de la historia, que la comunicación no se circunscribe en el contenido escrito o textual del discurso o palabra dada, sino en todo ese entorno constituido por el tono de voz, la postura con las manos, los gestos, la mirada, empatía y cualquier otro componente de comunicación informal. Hoy estamos introduciendo este concepto que es de conexión interior.
Esta conexión interior (comunicación saludable) impregna y cruza transversalmente a todas esas otras dimensiones y componentes que se ha considerado históricamente que forman parte del proceso de comunicación.
Los pensadores más actuales y vigentes sobre el tema comunicación, resaltan que el verdadero mensaje se da en todo aquellas cosas “que rodean” al mismo. Paul Watzlawick, en su libro “Teoría de la Comunicación Humana”,(1971) desarrolla 5 axiomas de la comunicación, y en cada uno de ellos podemos ver como la comunicación real se encuentra en un plano superior al mero mensaje textual (oral o escrito). De tal modo, en uno de sus axiomas dice que es imposible el no comunicarnos, ya que incluso la falta de respuesta del receptor, en algún sentido nos está comunicando algo: hay silencios que dicen mucho más que mil palabras. El resto de sus axiomas refuerzan esta idea del mensaje subyacente real por sobre el textual, encontrando que lo que le da sentido al mensaje es la relación, la secuencia de los hechos (la interpretación sucesiva en el ida y vuelta del diálogo genera ajustes constantes en este), la comunicación no verbal (comunicación analógica), y en el tipo de relación entre los que se comunican (padre-hijo, alumno-estudiante, novios, etc). Todos estos axiomas alertan que la verdadera comunicación se da en un plano más profundo e inmaterial.
Un poco de historia
A lo largo de la historia se ha tratado de comprender y desarmar el proceso de comunicación para lograr la excelencia a la hora de trasmitir ideas y convencer a cualquier repertorio que se nos presente. El dominio de la Oratoria es tan antiguo que se remonta a los tiempos en donde el hombre comenzó a vivir en comunidad. Los que convencen, saben expresarse y sustentar sus ideas, son lo que pueden lograr el apoyo de las personas con las que interactúan. En el diálogo encuentran oportunidades, evitan riesgos, aprenden y encuentran las ventajas de la vida en comunidad. Los líderes y cada uno de los integrantes en una comunidad, se posicionan dentro de ésta a través de sus cualidades de conexión y de convencimiento.
Un buen orador, es aquel que deja huella en el receptor. Y para ello es necesario que el mensaje que se transmite sea asimilado e interiorizado por el receptor. Muchas veces hemos asistido a charlas en donde ni el mensaje ni el orador, nos han dejado huella y con el tiempo casi los hemos borrado de nuestro recuerdo. En cambio, hay personas que hemos conocido y nos han dejado un recuerdo profundo, admiración, evocación constante, simpatía, etc. Y pese a que transcurra el tiempo, se encuentran siempre presentes en nuestro interior. Esta última situación es posible gracias a que en nuestro interior los hemos aceptado y permitido colocarlos en un lugar de privilegio dentro de todos aquellos recuerdos que queremos guardar y tener disponibles.