fbpx

Instrucciones para Despejar un Espacio

Publicado el 21 octubre, 2020

Instrucciones para “Despejar un espacio”

“Despejar un espacio” es una manera de dejar de lado temporalmente todas esas cosas dentro de ti que están “entre ti y lo que te hace sentirte bien” en determinado momento. Es un proceso para crear un lugar tranquilo dentro de ti para que puedas encontrar un breve respiro en medio de todos los desafíos que puedas estar enfrentando en ese momento.

El proceso para Despejar un Espacio es el siguiente:

1. Cierra los ojos y deja que tu atención se concentre en tu respiración.

2. Nota como entra y sale el aire mientras respiras.

3. Deja que tu respiración fluya. No hay necesidad de hacer ajustes. Tu

cuerpo sabe qué hacer.

4. Observa como tu pecho sube y baja en cada respiración.

5. Continúa atento a tu respiración por un minuto.

6. Lleva lentamente tu conciencia a todo tu cuerpo físico.

7. Recorre internamente tu cuerpo desde la cabeza hacia los dedos de los pies, deja que tu atención note las tensiones que puedas sentir en cada parte de tu cuerpo. Si encuentras alguna, mueve esa parte de tu cuerpo para liberar la tensión.

8. Observa cómo se siente tu cuerpo cuando descansa en la silla y cómo tus pies se apoyan en el suelo. Imagínate a ti mismo bajo una cascada de agua cálida que está eliminando todas las tensiones de tu cuerpo.

9. Deja que tu cuerpo sienta que está sostenido en la silla e imagina que toda la tensión dentro de tu cuerpo fluye lentamente y sale de tus pies hacia el suelo. Déjate sentir sostenido.

10. Permítate descansar en este lugar relajado durante aproximadamente un minuto mientras regresas tu atención a tu respiración.

11. Ahora ve dentro de ti y haz la pregunta “¿Qué hay entre mí y sentirme bien en este momento?” O simplemente ve hacia dentro y haz la declaración “Me siento bien en este momento” … y mira qué ocurre. Espera a que lo que está dentro de ti responda a la pregunta, no tu mente.

12. Lo que sea que surja (un problema, una preocupación, un dolor, un problema, etc.) reconócelo primero y luego imagínate envolviéndolo de la manera que te resulte más conveniente (por ejemplo; en una manta, en un periódico, dentro de un cofre de madera, etc.) y ponlo fuera de ti de alguna manera (por ejemplo; en una canasta, en el piso, en una mesa junto a ti) y a una distancia que sea cómoda para ti.

13. Una vez que esté a un lado, revisa adentro para ver si te sientes un poco más liviano y aliviado. Luego, vuelve a preguntar “¿Qué hay entre mí y sentirme bien?”. Espera a ver si viene algo más.

14. Si llega algo más, acéptalo de nuevo y déjalo a un lado, tal como lo hiciste anteriormente.

15. Una vez que esté a un lado, vuelve a chequear tu cuerpo y repite los pasos anteriores hasta que hayas despejado y encontrado un lugar de claridad en tu interior.

16. También puedes optar por buscar en tu interior una sensación de fondo (tu estado de ánimo o lo que está por debajo de tus problemas, algo como “apretado” o “presionado” o “pesado” o “relajado”, etc.) que siempre parece estar contigo. Acéptalo también y dale la bienvenida.

17. Permítate descansar en este “espacio despejado” por un minuto o dos. Solo por estos pocos momentos, no hay nada que hacer, ninguna exigencia, no hay lugar para ir …

18. Cuando estés listo, deja que tu conciencia vuelva a tu respiración y permítete volver a la habitación y abrir los ojos.

Autor: The BioEspiritual Institute

Traducción: Carolina Ades