fbpx

Nuestro cuerpo, nuestra historia, en interacción.

Publicado el 14 agosto, 2019

Mi cuerpo cuenta mi historia.

Cuenta mucho más que mi historia, cuenta mi recorrido vital. 

Mi cicatriz cuenta mis miedos, mis inseguridades, la soledad. Una columna que no me sostenía porque yo no podía sostenerme. Pero también cuenta de la fuerza y la potencia. Cuenta la reconciliación y el perdón conmigo, hacia mí, por mí. 

Pero cuenta mucho más. Cuenta de las personas que estuvieron conmigo, cuidándome incondicionalmente. De esas personas que me dieron la mano para que aprenda lo que ya había aprendido, bañarme, vestirme, moverme en el espacio. Cuenta de volver a caminar como si fuera una niña. 

Miles de veces que la quise tapar con un tatuaje, con letras, un árbol, algún diseño indescifrable.

Pero descubrí que el AMOR está escrito en mi piel. 

¿Podría tapar el amor con un tatuaje? Definitivamente no. 

Mi cuerpo cuenta mi historia.

Las estrías cuentan 3 embarazos y uno más que no fue. También quise taparlas. Busqué tratamientos para que la piel vuelva a ser lo que era. 

Y hace unos días mi hija me dijo; mamá… amo estas marcas. Entonces te pregunto a vos; ¿No te parece que vale la pena tenerlas y mostrarlas? 

Estas estrías cuentan más que mi historia. Cuentan la de una familia, la de mis hijos y lo que vendrá. 

El FUTURO está escrito en mi piel. Para siempre. ¿Taparlas? Definitivamente no. 

Mi cuerpo cuenta mi historia.

Las canas, las primeras, a los 40 años. Otra vez pensé en taparlas. Pero estas nuevas canas cuentan otra parte de mi vida. Cuentan de mi abuela. Hoy a las 91 años es la mujer más hermosa que conozco con sus cabellos blancos.

Cuentan también de los viajes, de las experiencias que viví. De peinados y de fiestas y encuentros. De las personas que acariciaron mi pelo y me hicieron sentir amada. 

Tengo el ORGULLO escrito en mi piel. 

Y el HONOR de homenajear a mi abuela con cada pelo blanco. 

¿Podría tapar una vida?

Definitivamente no.

Cicatrices, estrías y canas cuentan una vida, la mía. 

Y tener escrito en mi piel mi recorrido vital no se puede tapar. 

Yo no quiero.

La próxima vez que me veas, no te olvides que estás leyendo un libro que cuenta una historia. La mía. 

Tu cuerpo cuenta la tuya, respetalo, cuidalo. 

Mi cuerpo, mi historia, mi lugar en el mundo, en interacción.

Tu cuerpo, tu historia, tu lugar en el mundo, en interacción. 

#cuerpo

#respeto

#orgullo

#amor

#futuro

#cuidado

Carolina Ades