fbpx

No juegues con el tiempo

Publicado el 26 febrero, 2020

Con el tiempo no se juega.

Mi hija me dijo que quería una aplicación en su celular para poder ir al pasado y al futuro tocando la pantalla en una línea de tiempo. Ella quiere ir al 12 de diciembre próximo que es su cumpleaños. En cambio yo quiero ir al 12/12/2012 que fue cuando nació y la vi por primera vez. Ella quiere ir al futuro, yo quiero ir al pasado. 

Y de pronto pensé que el tiempo nos da esa posibilidad. El tiempo nos regala los recuerdos y cada vez que quieras ir al pasado, podés hacerlo con solo recordar. Tu cuerpo conoce esas sensaciones que viviste y puede traerlas al presente. El tiempo te regala otra posibilidad, te regala un pase al futuro a través de la imaginación y los sueños. Podés ir al futuro cada vez que quieras imaginando y soñando. 

Pero con el tiempo no se juega. El juego del tiempo tiene solo una regla. Y si no la cumplís, vas a perder. Pero además van a perder todos los jugadores con los que estés jugando a vivir. Con el tiempo no se juega. Podés jugar EN el tiempo. Podés JUGARTELA por el tiempo. Pero el tiempo es limitado. TU tiempo es limitado. Y si alguna vez tuviste la OSADÍA de creer que podés jugar CON el tiempo, te equivocaste. El tiempo está ahí, solo espera que te la juegues POR él. Y te da esa oportunidad cada día. El tiempo, en eso, es perseverante, no se rinde.

Pero vos probablemente perdido/a en la vorágine diaria crees que podés jugar con él. ¿Sabés cuándo va a ser la última vez que hables con esa persona? ¿Sabés cuánto va a pasar entre abrazo y abrazo? ¿Sabés si ese alguien va a estar todavía ahí cuando decidas pedirle perdón?  ¿Cuántas tardes más vas a poder compartir con ella o con él? 

Antes, después, luego, pronto, tarde, temprano, todavía, aún, ya, ayer, hoy, mañana, anteayer, siempre, nunca, jamás, próximamente, prontamente, anoche, enseguida, ahora, mientras, anteriormente……son trampas del juego del tiempo. En este juego no hay comodines. Cuando el juego dice GAME OVER, no podés comprar otra vida y seguir jugando. 

No oses jugar con el tiempo. El tiempo siempre gana. 

Pero vos también podés ganar, solo tenés que cumplir la única regla que te impone rigurosamente este juego: ESTAR PRESENTE. Estar EN el presente. 

Pero no te olvides que hay un momento en que es ya demasiado tarde. Y el REMORDIMIENTO hace su aparición triunfal. Y sabés que perdiste el juego. Sabés que podía haber sido diferente. 

Bastaba solo ESTAR PRESENTE. 

TU cuerpo, TU historia.

Vos podés elegir.

Animate a jugar, animate a estar PRESENTE.

Carolina Ades